TAMADISTE: EL MURMULLO DEL AGUA

Por Aarón González, Fotografías por Rocío Eslava
afur_1 (1)

 

En el macizo de Anaga, la cadena de montañas que se levantan en el nordeste de la isla de Tenerife, confluye una miscelánea de tesoros geológicos, biológicos y culturales de colosal valor y gran singularidad, que han valido a este espacio su nombramiento como Reserva de la Biosfera. Un territorio escarpado, surcado por una infinidad de barrancos que se despliegan desde la cumbre hasta el mar, coronado por verdes bosques, confinado por afiladas crestas y bruscos farallones y ornado por bancales y blancas aldeas que se disponen aquí y allá, ya en el fértil fondo de los valles, ya sobre los ásperos riscos. Un escenario insólito, que podremos recorrer, al menos en parte, con la ruta de este mes.

afur

Iniciaremos el trayecto en la plaza de Afur, uno de los primeros valles que se otorgaron a los colonos tras la conquista de Tenerife. Aquí, en el seno de la cuenca más amplia y húmeda del norte del macizo, nace el sendero, perfectamente señalizado, que conecta con Taganana. El camino discurre a lo largo del cauce del barranco de Afur, uno de los escasos caudales que aún se mantienen durante todo el año en la isla de Tenerife. Fruto de ello, el agua será nuestra deliciosa acompañante, sea susurrando bajo los sauces, o resonando con vigor en los abundantes saltos que encontramos durante el recorrido. Magníficos compañeros de viaje serán, asimismo, los hermosos ejemplares de sabina que componen uno de los dos únicos bosques de esta castigada especie que perdura en la Isla: los sauces canarios. Amantes del agua, encuentran aquí uno de sus más preciados refugios, los numerosos charcos destinados por los moradores de estas tierras a la pesca de la anguila, el más sorprendente de los residentes estacionales de este lugar extraordinario, o los sobrecogedores diques, vetustos e imponentes testigos de las ardientes y tempranas etapas de la formación de Anaga.

afur_10

Tras deleitarnos con la grandiosa vista de los descomunales acantilados en la playa de Tamadiste, iniciaremos la subida hacia el lomo del mismo nombre, buscando las faldas del Roque Marrubial. Desde aquí, el espectáculo es grandioso: la panorámica abarca desde los Roques de Anaga hasta la playa de Benijo, desde el Roque de los Ánimas hasta Chinobre. Todo el arco de Taganana, desde el monte hasta la costa erizada de arrecifes, se extiende como una herradura al alcance de nuestra mirada, cercada por el intenso azul del mar. Este soberbio marco, casi un lienzo elaborado por las manos de un maestro, será el escenario del último tramo de nuestro recorrido. Entre viejos campos de cultivo, viñedos, lagares de piedra, bancales y antiguas casas rodeadas de palmeras canarias, alcanzaremos el pueblo de Taganana, uno de los más añejos asentamientos de la Isla, celoso custodio de gran parte del legado patrimonial de Anaga.

mapaTAMADISTE

Categorías
SenderosSenderos (Norte)
Sin comentarios

Deja un comentario

*

*

 

RELACIONADA

  • Foto vía Wikipeida Commons: Lolatower

    Paisaje Lunar

    PAISAJE LUNAR (PR-TF 72) Este recorrido circular de 14 kilómetros, perfectamente señalizado como sendero de pequeño recorrido PR-TF 72, enlaza el encantador pueblo de Vilaflor, el más alto de...
  • Foto (Wikipedia Commons): Jens Steckert

    Travesía del Macizo de Teno (PR-TF 51)

    Este largo y espectacular itinerario, que sigue la señalización del sendero PR-TF 51, nos permite atravesar el sobrecogedor macizo de Teno. Son casi 20 kilómetros que se inician en la plaza...
  • walking-1694137_960_720

    Senderismo: Sámara y Faro de Anaga

    Sámara Esta sencilla ruta circular, de poco más de 5 kilómetros de longitud y apenas 250 metros de desnivel, nos permite contemplar uno de los panoramas volcánicos más sobrecogedores...
  • Foto vía: todotenerife.es

    PAISAJE LUNAR (PR-TF 72)

    Éste recorrido circular de 14 kilómetros, perfectamente señalizado como sendero de pequeño recorrido PR-TF 72, enlaza el encantador pueblo de Vilaflor, el más alto de Canarias, con uno de...